KTM Duke, la nobleza hecha moto

KTM-790-DUKE-2018

Seguro que te molan todas y cada una de las motos de la marca KTM. Y no nos extraña, porque son una pasada.

A decir verdad, no podríamos escoger solamente una, pero en esta ocasión, vamos a hablarte de una que no pasa desapercibida en el catálogo de la marca austriaca, la KTM Duke.

El origen de esta moto con apellido aristocrático se remonta a los años 90, momento en el que KTM se decidió a dar el salto para hacer motos competitivas para carretera, y lo que empezó siendo un experimento, empezó siendo una de los modelos emblemáticos de la marca.

Pasados unos años, Stefan Pierer se convirtió en el máximo responsable de KTM apostó por también mirar, además del offroad, al asfalto: su proyecto, la Duke, montó un motor de un cilindro de 609 c.c. derivado de los modelos de rally en una moto muy ligera y con llantas Akront de radios de 17 pulgadas. Supone una combinación entre trail y supermoto que sería una auténtica revolución. No fue tan popular como las que vinieron después porque se arrancaba a patada.

Duke II, modelo mejorado en 1998

Con un LC4 de 625 c.c. incorporaba la Duke un arranque eléctrico, una carrocería solo para carretera y llantas de aluminio. La Duke II llegaba para demostrar que tenía suficiente personalidad como para quedarse y no para pasar a la historia como una adaptación de moto off-road.
Ofrecía 54 CV a 7.000 rpm y su chasis era más rígido, más geométrico y sus elementos de mejor calidad.

La Duke III

Esta moto llega haciendo las delicias de todos los moteros en el año 2008. En esta ocasión, KTM ofrecía una máquina trail y una supermoto que tenían el mismo esquema de chasis multitubular, así como su nuevo motor de 653,7 c.c., aunque a esta se le llamaba 690 Duke. Esta Duke III también incorporaba inyección electrónica Keihin y el ABS opcional. El peso era el mismo que la versión anterior, pero con 62 caballos.

La KTM Duke R llega en 2010

La versión R era más deportiva y tenía más calidad en sus componentes. Iba un paso más allá en cuanto a suspensiones y frenos, todo para que no fuese puramente un cambio estético, sino más profundo.

KTM Duke 125, 200 y 390

Todas ellas se lanzaron en el 2011. Es en este año cuando la marca austriaca se propone llegar al máximo número de amantes de la moto posible.. Por ese motivo, KTM lanzaba motos monocilíndricas que se podían conducir con los los permisos A1 y A2. Aunque se trata de las motos más pequeñas de la familia, tienen motores potentes, aspecto deportivo y una tecnología incorporada que no tiene nada que envidiar a otras mayores.

Desde entonces mucho han cambiado estas KTM, incorporando los últimos avances tecnológicos y en seguridad para garantizar la mejor conducción.

Las últimas en llegar, las 790 Duke

Las KTM Duke de 790 con motor de dos cilindros en paralelo, con una grandísima potencia y una gestión de la electricidad más que avanzada. Además, hay opción de adquirir la versión para el permiso A2. 

Tan agresiva como siempre, pero a su vez mucho más universal: ya no es una moto con los condicionantes de un monocilíndrico. Sus 105 CV para un peso en seco de 169 kg hacen de ella un modelo extremadamente deportivo si lo deseas, pero de tacto refinado y amable cuando quieras ser más civilizado.

Si aún no conoces al Duke, ahora es el momento de hacerlo. ¡Ven a verla a GK Motorsport!

Si te gustó compártelo...

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email